La reencarnación y el karma ¿De verdad hay vida después de la muerte?

La reencarnación y el karma ¿De verdad hay vida después de la muerte?

¡Sí, claro que hay vida después de la muerte! Y no solo en un plano espiritual, sino que las almas de la humanidad tienen la oportunidad de regresar al plano terrenal en otro cuerpo, con una misión clara. A este proceso se le denomina reencarnación y está estrechamente vinculado al karma, pareciera un paso complejo pero cuando se estudia a profundidad no hay razones para temer.

Para que comprendas cómo funciona la vida después de la muerte es necesario que conozcas en detalle y por separado de qué se trata la reencarnación y el karma para luego unir estos conceptos y entender uno de los más grandes misterios del universo.

¿Qué es la reencarnación?

Cada ser humano es único y por lo tanto nuestras almas también, todas tienen una esencia individual. La reencarnación es un proceso evolutivo del alma en que esa esencia individual adopta un cuerpo material, no una, sino muchas veces hasta alcanzar la misión que se le ha encomendado. En cada regreso al plano terrenal se han desarrollado nuevas habilidades, aprendido lecciones, generado un concepto más amplio de la vida permitiéndonos ser mejores seres humanos.

La reencarnación plantea que una parte de nuestra alma, conciencia y energía viaja en diferentes etapas desde el más allá hasta la tierra. Durante este trayecto se aprenden lecciones que con el tiempo liberan el espíritu permitiendo alcanzar un estado de conciencia superior.

Señales inequívocas de haber reencarnado

Mientras estamos en un cuerpo material nuevo no tenemos plena conciencia de haber reencarnado, pero nuestra alma nos envía señales que si aprendemos a percibirlas nos hará más sencillo el proceso evolutivo. Presta mucha atención si en tu día a día percibes que:

  • Vives déjá vu con frecuencia: Se trata de una sensación de estar en un momento de tu vida y creer ya haberlo experimentado. Cualquier estímulo importante permite que tengas un déjá vu, puede ser un aroma, un sonido, un lugar, son incentivos que activan recuerdos de nuestras vidas pasadas.
  • Tienes afinidad por otras culturas: Pero no cualquier afinidad, se trata de una atracción muy fuerte que te hace querer saber mucho más sobre esas culturas lejanas e incluso llegas a sentir la necesidad de explorar sobre ese tema en la antigüedad. Esto ocurre porque quizás viviste allí en una época específica y aún tienes energías acumuladas sobre ello.
  • Sueños repetitivos: Cuando un sueño se repite una y otra vez existe la posibilidad de estar reviviendo momentos de tu vida anterior que necesitas analizar para que tu alma continúe evolucionando.
  • Sientes miedos inexplicables: Si en tu vida pasada, por ejemplo, sufriste un accidente de tránsito esa es la razón por la que sin explicación alguna le temes a hacer viajes en auto.  Los miedos sin razón tienen un por qué y muchas veces están vinculados a la reencarnación.

Estas son solo algunas señales, las más comunes, pero como ya te lo explicamos cada alma tiene una esencia individual y envía mensajes que tú mismo irás descubriendo en la medida que más te adentres en entender la reencarnación.

¿Qué es el karma?

Ahora que ya estamos claros en la reencarnación de las almas, podemos avanzar en comprender el karma como parte de nuestro transitar por la tierra. Se trata de energía pura acumulada en nuestro ser y que trasciende de nuestras vidas pasadas, de los actos que tuvimos en ellas y  que marcan parte de nuestro destino.

La ley del karma establece que para cada acción hay una respuesta. Si en nuestras vidas pasadas hicimos el bien, entonces recibiremos la cosecha de ello en una nueva oportunidad en la tierra. Pero si por el contrario cometimos malos actos, empezaremos a pagar las consecuencias y aprenderemos de ello para continuar evolucionando.

El karma devuelve las buenas acciones, pero también las malas. Ahora que ya tienes conciencia de esto ¿Cuáles serán tus acciones en esta vida?

¿Se puede limpiar el karma?

Hay quienes consideran un poco injusto tener que pagar por acciones de vidas pasadas y de las cuales no se tiene plena conciencia, pero es necesario comprender que nuestra alma está evolucionando y aunque sea solo una parte de nosotros es una etapa que se debe transitar.

Pero no todo está perdido, parte de esa evolución es enmendar errores para llegar a la siguiente vida en paz, con el alma más pura y disfrutar de verdad de la existencia. Para ello puedes limpiar tu karma negativo ¡Nosotros vamos a enseñarte cómo!:

  • Lo primero que debes hacer es aceptar que te encuentras en un proceso evolutivo y con ello también reconoces que como ser humanocometes errores. Dile al universo y a tu yo interior que tienes la disposición de aprender de tus tropiezos.
  • Céntrate en lo que te hace bien, si ya sabes que estás pagando un karma negativosolo acentuarás las consecuencias si te enfocas en lo malo. Asimila los errores y aférrate al aprendizaje, a lo positivo que te deja cada experiencia vivida.
  • Perdona y libera. El rencor y el odio aferran tu alma a energías negativas, así que aprende a dejar ir y a perdonar. Si no lo haces, esas malas vibras te acompañarán en tu próxima vida.
  • Respétate a ti mismo y a todo lo que te rodea, si tomas esto como un valor fundamental te cargarás de energías positivas y tu karma se limpiará en la medida que aceptes las buenas vibraciones del universo.

El karma y la reencarnación para transformar tu futuro

El alma cuando ha reencarnado y acepta el karma en todas sus formas tiene un gran potencial porque se conecta a un yo superior que evoluciona, se hace más fuerte, más sabio, respetuoso de su entorno y del mundo espiritual.

El karma y la reencarnación son tan poderosos que desafían el tiempo y el espacio, en ese trayecto el alma cosecha todo lo que se sembró en vidas pasadas y en base a esto se forja el destino. Cuando entendemos estos conceptos tenemos en las manos el poder de transformar el futuro inmediato y el de las vidas que nos esperan en el proceso evolutivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *